ACYC, ¿QUÉ SOMOS?

ACYC nace un 1 de mayo del 2020 con un único fin y objetivo, acabar con la precarización del sector hostelero, luchar por los derechos de los trabajadores y dignificar nuestra profesión.

Desde ACYC queremos dejar claro que, no estamos contra la hostelería ni empresarios de este país. Todos los miembros de esta Agrupación, así como los que aún no pertenecen a ella, como los que nunca pertenecerán, pero trabajan en este sector, sólo deseamos lo mejor para la hostelería y el turismo español, pero no con las condiciones precarias a la que se nos llevan sometiendo durante décadas.

Los empresarios han estigmatizado la inmigración, lanzando bulos al viento hasta que la población y propios trabajadores se los creyeron. Bulos que decían que las personas que llegaban huyendo de sus países de origen, huyendo de guerras, pobreza y hambre, quitaban el trabajo a los españoles. NO, eso no sólo no es cierto, sino que esos empresarios se aprovechan y esclavizan a esas personas en una situación tan frágil y vulnerable.

Queremos acabar con la barrera salarial entre mujeres y hombres. Queremos acabar con el miedo de la mujer a ser madre y que sobre ella sobrevuele la pérdida de trabajo. Queremos acabar con la posibilidad de acosos en la hostelería. Queremos acabar con los anuncios misóginos: “se busca chica con buena presencia”. Desterremos la idea troglodita que existe en la hostelería de que una chica tras una barra vende.

Presionaremos para acabar con los trabajadores que acaban siendo empleados de la limpieza. El equipo de sala o el equipo de cocina, debe finalizar su servicio e irse a descansar. No debemos barrer, ni fregar, ni limpiar baños. Si el mismo equipo de sala y cocina realiza esas labores, ocupa posibles puestos de trabajo cualificados para ello, al igual que resta tiempo de descanso.

Exigiremos acabar con las horas extraordinarias impagadas. El trabajador de hostelería realiza una media diaria de 9 a 10 horas de trabajo efectivo, con un descanso semanal de 1 día. Lo que suma una media de 56 a 60 horas semanales. Con la acumulación de horas mensuales en un solo establecimiento de 2 trabajadores, podría darse trabajo a otros dos empleados más.

En ACYC no sólo somos camareros y cocineros, somos trabajadores de todas las categorías del sector. Somos los perjudicados por los ERTE, los recortes, los empresarios sin escrúpulos, las jornadas interminables, los registros horarios fraudulentos…

Somos una Agrupación de trabajadores de la hostelería que, hastiados del trato que se nos da por parte de la patronal del sector, hemos decidido unirnos, unificar fuerzas, para entre todos exigir lo que desde años nos han venido privando: nuestros derechos.

– ¿Qué derechos son esos?

No son otros que los Convenios Colectivos de cada provincia, o en su defecto el ALEH (Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería), Convenios que sistemáticamente han obviado y han convertido en papel mojado, en un montón de folios sin valor, derechos laborales pisados durante años, durante décadas, y que han convertido el sector, en un sector precario.

Han dejado de abonarse:

  • Horas extraordinarias (más de dos millones semanales en 2019).
  • Festivos trabajados.
  • Horas nocturnas.

No sólo eso, sino que, además, nuestros descansos, de dos días consecutivos, se han visto reducidos a un día y medio en el mejor de los casos, a uno generalmente, o medio día o ninguno en el peor de los escenarios.

Entre jornadas laborales, la ley (Convenio Colectivo y ALEH), marca explícitamente, un descanso de doce horas, no respetado nunca por los empresarios. No sólo no respetan otro de los artículos de los Convenios, sino que, la falta de descanso, y el cansancio acumulado por el trabajador, sobre todo en épocas de alta acumulación de tareas, hace que su salud e integridad física, estén en riesgo.

– Contratos y control horario

Tampoco se respetan los contratos. En un alto porcentaje de los contratos firmados en el sector hostelero, es fácil encontrarse fraudes contractuales.

Son secretos a voces que muchos empresarios realizan contratos por jornadas inferiores a las que obligan a trabajar a sus empleados o categorías que no se corresponden con la categoría real.

Otro de los fraudes a los que nos enfrentamos, es al control horario, estamos hartos de que se nos exija firmar registros horarios falseados.

– Categoría y funciones

Ayudante de camarero, ayudante de cocina… Estamos casi convencidos que no existe país en el mundo con más ayudantes de camareros y de cocina que España. Todos los que trabajamos en este sector hemos, en alguna ocasión, trabajado en bares, restaurantes, cafeterías… en la que, aun siendo al menos 10 trabajadores, todos y cada uno de ellos eran ayudantes de camarero. Otra de las grandes estafas de los hosteleros españoles, rebajar la categoría de sus trabajadores.

Barrer, fregar, limpiar baños… no son funciones de un camarero, ayudante, cocinero o jefe de sala. Las categorías y sus funciones deben ser respetadas.

¿QUÉ PEDIMOS?

Nuestras reivindicaciones no sólo son sencillas, sino que ya están reguladas por la ley. Dichas reivindicaciones están divididas en dos partes perfectamente diferenciadas. La primera parte, los artículos de los Convenios Colectivos incumplidos por empresarios y autónomos a lo largo de los años. Dicho incumplimiento no solo supone un fraude hacia los trabajadores, sino hacia las administraciones del estado español, mermando la capacidad de los servicios públicos.

En segunda instancia redactamos exigencias que deberían ser cumplidas por patronal y administraciones, ya no sólo por la buena salud del sector hostelero, sino que debería ser un decálogo de buenas prácticas de empresarios y autónomos del sector para con sus empleados.

PETICIONES

  • Desaparición del prorrateo de las pagas extraordinarias, otra forma de engaño en cuanto al sueldo neto a percibir por el trabajador.
  • Abono de horas extraordinarias.
  • Abono de festivos trabajados, o en su defecto, devolución en días de descanso.
  • Abono de horas nocturnas trabajadas.
  • Entrega de los uniformes completos, el cual incluye calzado, necesarios para el efectivo desarrollo de las labores del trabajador, o abono del mismo en su defecto si el trabajador ha tenido que pagarlos de su bolsillo.
  • Uso correcto de los registros horarios. A día de hoy los registros no son funcionales. Utilizándolos contra los trabajadores, coaccionándolos, obligándolos a cometer fraude al deber firmar horarios de entrada y salida falsos.
  • Descanso de dos días consecutivos, haciendo coincidir, al menos, un fin de semana al mes con el descanso semanal, como ya estipulan los Convenios Colectivos o, en su defecto, el ALEH. Los dos días, sean o no consecutivos, no son disfrutados por la gran mayoría de los trabajadores del sector.
  • Descanso entre jornadas de una duración de 12 (doce) horas. A día de hoy sigue sin respetarse dicho descanso.
  • Negociación de todos y cada uno de los puntos del contrato, incluyendo período de prueba, cláusulas adicionales…
  • Firma de contrato antes de su envío telemático al SEPE, evitando la indefensión del trabajador ante una posible baja voluntaria por cláusulas abusivas, jornada no pactada u otras posibles acciones fraudulentas a las que nos vemos expuestos.
  • Realización de las tareas específicas que marcan los Convenios Colectivos para cada categoría.

EXIGENCIAS

  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá acceder a ayudas de las administraciones públicas, si ha sido condenado en sentencia en firme, por delitos contra los trabajadores.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá acceder a ayudas de las administraciones públicas, si ha sido condenado en sentencia firme, por incumplimiento de cualquiera de los artículos de los Convenios Colectivos.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá acceder a ayudas de las administraciones públicas, si habiendo sido condenado en sentencia firme, aún debe pagos a sus trabajadores.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá acceder a ayudas de las administraciones públicas, si ha sido condenado en sentencia en firme, por fraude individual o continuado a la TGSS por, no tener asegurado/s a trabajador/es o bien, tener a asegurado/s con jornadas por debajo de las horas realizadas realmente.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá contratar trabajadores por cuenta ajena, por tiempo determinado si, habiendo sido condenado en sentencia firme, aún debe pagos a sus trabajadores.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá contratar trabajadores por cuenta ajena, por tiempo determinado, habiendo sido condenado en sentencia firme, por fraude en el registro del control horario de sus trabajadores.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá contratar trabajadores por cuenta ajena, por tiempo determinado, habiendo sido condenado en sentencia firme, por impago de horas extraordinarias a sus trabajadores.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá contratar trabajadores por cuenta ajena, por tiempo determinado, habiendo sido condenado en sentencia firme, por impago de días festivos a sus trabajadores.
  • Ninguna empresa o empresario autónomo podrá contratar trabajadores por cuenta ajena, por tiempo determinado, habiendo sido condenado en sentencia firme, por no respetar tanto los descansos semanales como el descanso entre jornadas.
  • Actualización de todos y cada uno de los Convenios Colectivos de Hostelería de todas las provincias. La gran mayoría se encuentran obsoletos y/o paralizados por parte de la patronal, incapaces de sentarse a negociar con los trabajadores.
  • ¿Cómo lo llevaremos a cabo?

Dependiendo de las situaciones podremos optar por medidas más o menos drásticas, por medidas presenciales o aprovecharemos las herramientas que la era digital nos ofrece. El término último es la huelga.

Debido al número de personas que va uniéndose a ACYC, y que ocupamos la totalidad de la extensión del territorio español, podemos actuar en todas las provincias y ciudades autónomas. Somos un grupo extremadamente solidario para con nuestros compañeros, con lo que a cualquier llamada de ayuda actuaremos en consecuencia.

Una respuesta a «ACYC, ¿QUÉ SOMOS?»

  1. Avatar
    Justo dice:

    Yo tambien propondría un registro de antecedentes de empresas condenadas en Magistratura, Seguridad Social, Sanidad y Hacienda, de manera de que los que abusan de manera continuada de sus trabajadores, no pagan impuestos, escamotean la seguridad social o tienen empresas que atentan contra la salud y seguridad de sus trabajadores. De esa manera, al igual que cualquier delincuente, tenga antecedentes que cuenten en su contra a la hora de dictar sentencia.
    No puede ser que una empresa tenga un montón de denuncias y sentencias desfaborables y en cada juicio se actúe como si fuera la primera. Ya veríamos cuantas amenazas de despido iban a ser reales desde ese momento.
    Un saludo

    Responder

Deja un comentario