El alto valor añadido

Gipuzkoa,  Tarragona, Valencia, Murcia, Valladolid, Ceuta, Girona, Melilla, Asturias, Barcelona…

Todo el mundo sabe que, estas provincias y ciudades autónomas son españolas. Pero alguien sabría decir, ¿Qué tienen en común?

No debería ser difícil de adivinar, por el tipo de web en la que os encontráis, además, si habíais pensado en el mar, pues, Valladolid se encuentra a unos cuantos kilómetros.

Efectivamente, hablamos del Convenio Colectivo de Hostelería caducado/desactualizado/denunciado. Aunque en realidad, y para ser más precisos, concretamente, estas 10 provincias y ciudades autónomas, son las que llevan durante más años con su Convenio denunciado, algunas de ellas incluso, durante más de una década, aunque cueste creerlo, por inverosímil y vergonzoso a partes iguales. Inverosímil porque parece increíble, que con casi un cuarto de siglo XXI consumido, aún estemos renqueantes en lo que a cuestión de derechos laborales se refiere. Vergonzoso es que unas patronales y unos sindicatos, sean incapaces de sentarse a negociar por el bien de un sector y sus trabajadores. Vergonzoso es que unos empresarios hosteleros, se nieguen o no quieran obligar a que se lleven a cabo dichas negociaciones.

El caso, es que en medio se encuentran los perjudicados de siempre, los trabajadores, con unas condiciones laborables deplorables y unas tablas salariales más propias de un país en subdesarrollo. Muchos, los que más, echan balones fuera y culpan a Gobiernos Central, Gobiernos Regionales o Ayuntamientos, en definitiva, a políticos, que nada en absoluto tienen que ver en la negociación de Convenios. Unos y otros se tiran “los tiestos” mientras los trabajadores se mueren del asco, trabajando sin cobrar horas extras, horas nocturnas o festivos, sin ningún sindicato decente que proteja sus derechos y actualice sus Convenios. 

Van pasando los años y los sueldos rozan el salario mínimo, hay Convenios en los que aún se plasman categorías inexistentes en la realidad laboral o categorías “secuestradas” en el Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería esperando a ser liberadas por sindicatos, hosteleros y patronales, dado que, o se actualizan los Convenios, o se quedarán en el ALEH por los siglos de los siglos (amén). 

Y es que tan sólo hay cinco Comunidades, que se libran del despropósito de hosteleros y sindicatos, y que aún tienen su Convenio vigente y actualizado, los afortunados trabajadores son los residentes en Cantabria, Navarra, La Rioja, Extremadura y las Islas Baleares. Estas cinco Comunidades Autónomas, mantienen sus Convenios aún actualizados, el caso de Extremadura es curioso, dentro de la excepcionalidad que supone respecto al resto de CC.AA., puesto que en sus dos provincias, siguen vigentes los Convenios Colectivos de Hostelería, los cuáles, finalizan el próximo 31 de diciembre. Lo mismo ocurrirá con los Convenios de La Rioja, Cantabria y Navarra. No ocurre así con las Islas Baleares, que tiene la segunda “fecha de caducidad” más lejana de todos los Convenios de Hostelería de España, al situarse ésta el 31 de diciembre del 2023.

Si llama la atención la vigencia del Convenio de hostelería de Baleares, no debemos dejar por alto la provincia de Málaga. Dicho acuerdo se publicó un 1 de enero del 2018, y las distintas prórrogas del mismo han conseguido que el acuerdo esté vigente hasta finalizar el año 2025, con lo que el Convenio de los trabajadores tendrá una edad de 7 años cuando llegue a su fin. Ridículo.

Igual de ridículo es que, a la ya mencionada Valencia, debemos sumar Alicante y Castellón a las provincias con su Convenio “caducado”. La provincia de Alicante desde diciembre del pasado año. Por su parte, Castellón, ostenta el dudoso honor de estar en la situación mas rocambolesca del todo panorama hostelero español, y por lo tanto, podríamos decir sin lugar a dudas, de tener las patronales y sindicalistas, más torpes, vagos e incapaces de, presumiblemente, toda España, Europa y probablemente el mundo entero, al menos, del hemisferio Norte. La provincia de Castellón, no sólo tiene desactualizado y denunciado desde hace más de una su Convenio Colectivo de Hostelería, sino que estaba acogida al ALEH, Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería, el cual, y ahora viene la traca final, en este caso, “la Mascletà”, también a “caducado” y está denunciado desde este pasado 31 de diciembre del 2020. No sé a que esperan en la Comunitat Valenciana para hacer una huelga, la verdad.

Existe otro caso muy curioso, si es que no son todos curiosos. Hablamos de Zamora, su Convenio no está denunciado por ningún sindicato a pesar de que su “fecha de caducidad” era el 31 de diciembre del 2019. Da que pensar.

  1. No hay sindicatos.
  2. Están dormidos.
  3. Son muy vagos.
  4. Están “untados” por las patronales y hosteleros.

Con cualquier opción los trabajadores están realmente jodidos. Piensa mal y acertarás. También podría ser que estén aplicando aquello de, “Zamora no se hizo en una hora”.

Pero no es que pinte mucho mejor en el resto de Castilla y León. Nueve son las provincias que la componen, nueve. Pues tan solo una, Burgos, se librará de quedarse sin Convenio desactualizado en cuanto el reloj de la puerta del Sol de las campanadas en Nochevieja. León, Palencia, Salamanca y la anteriormente mencionada Zamora, “salieron de cuentas” el 2019; Valladolid, dos años antes (2017); Soria y Segovia lo harán al finalizar este año 2021. Por lo tanto, solo los burgaleses tendrán el “honor” de tener un Convenio vigente actualizado. 

Subamos, vayamos al Norte. Hagamos un viaje de Costa da Morte a Costa Daurada. Aunque como imaginaréis, no será un viaje turístico, sino hacia la explotación.

Empezamos por Galicia. Negros nubarrones se vislumbran sobre nuestros compañeros de galegos. Con A Coruña denunciado desde el 2018, se acerca la desactualización de las tres provincias restantes, Lugo, Ourense y Pontevedra el último día de éste año, y no parece que ni patronales, ni sindicatos, estén por la labor de sentarse a negociar en absoluto. Si acaso, se sentarían alrededor de unas botellas de Rías Baixas y unos percebes.

Como decíamos al principio del artículo, Asturias lleva con el Convenio desactualizado desde antes de que Juan Valdés se comprara el burro. En ultra actividad por sentencia del TSJA desde el 2016. La patronal Otea se niega a sentarse a negociar y los sindicatos ni están, ni se los esperan, ni se les quiere para nada, es más, ni siquiera sirven para hacer bulto en Asturias tras lo de Villa. Y para colmo y desgracia de los trabajadores de la hostelería, si éramos pocos, parió Otea… Parió una docena de “patronalinas” nuevas, igual de inservibles que la original, pero ahí están dando por el saco.

Pasamos Unquera y llegamos a territorio de M. A. Revilla y “Furacu”, de las anchoas y los sobaos. Llegamos a otra Comunidad que este año, se quedará sin Convenio de Hostelería. Querido lector, ¿lleva la cuenta de cuantos Convenios llevamos desactualizados y los que se quedarán “caducos” al finalizar el 2021? Parece increíble que en un país como éste, aún estemos tan subdesarrollados en temas de índole sindicalista. Claro está que, somo el país del “Lazarillo de Tormes”, crudo si que saben llevárselo.

 

 

Deja un comentario